PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

150 ultimas

X FECHAS

varios


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

x Orden alfabetico

ENLACES

***********************************


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

+VISTAS


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

varios


Contador Gratis
relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online
PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

Vangelis - Chariots of Fire




Vangelis - Wikipedia, la enciclopedia libre

Vangelis
Información general
Nació 29 de marzo de 1943, Grecia
Género(s) New Age
Ocupación(es) Compositor
Tiempo 1985-Presente
Discográfica(s) RCA Records
Atlantic Records
Sony Music
Warner Music
Poydor
Sitio web http://www.vangelisworld.com/

Evangelos Odyssey Papathanassiou [Ευάγγελος Οδυσσέας Παπαθανασίου], más conocido como Vangelis, es un famoso teclista y compositor de música electrónica, que nació el 29 de marzo de 1943 en Volos, Grecia.

Entre sus obras más conocidas destacan las partituras originales para las películas Carros de fuego (ganadora del Oscar a la mejor banda sonora en 1981), Blade Runner ( 1982), y 1492: La conquista del paraíso ( 1992).

Su música se caracteriza por el uso de sintetizadores y ocasionales instrumentos acústicos para crear atmósferas de sonido envolvente, en un tono generalmente grandioso y solemne. No es sencillo enmarcar su música dentro de un género en concreto, aunque normalmente se le incluye entre las filas de las llamadas Nuevas Músicas, o de forma más amplia como músico clásico contemporáneo. En cualquier caso, la diversidad y complejidad de la obra contenida en su discografía hace difícil su catalogación como artista New Age o Chill Out.

Aunque algunos de sus trabajos más conocidos pertenecen al mundo de la música de cine, Vangelis es uno de los pocos compositores que atesoran el mismo reconocimiento por sus bandas sonoras que por sus propios discos de estudio. Entre sus obras se encuentran, además, varias creaciones para obras de teatro ( Antigona) y musicales ( Frankenstein o el moderno Prometeo, La bella y la bestia).

También desarrolla una carrera paralela como pintor, habiendo realizado varias exposiciones de ámbito internacional.

Prácticamente no trascienden noticias sobre su ámbito personal, y esto le ha otorgado en algunos momentos de su carrera una cierta fama de excéntrico y arisco, si bien es cierto que su presencia en diversos eventos de interés cultural le han afianzado como una personalidad de considerable peso mediático, especialmente en Grecia.

En su honor, la Unión Astronómica Internacional dio su nombre a un asteroide: (6354) Vangelis.

Vangelis, el pionero

La posición acomodada de la familia Papathanassiou hizo que Vangelis, quien ya realizaba pequeños conciertos con sus propias composiciones a los seis años de edad, fuese uno de los primeros poseedores de un sintetizador en Grecia. Debutó en el mercado discográfico como teclista del grupo The Forminx, una de las muchas bandas juveniles que se formaron a mediados de los sesenta para seguir la estela musical y estética de The Beatles.

Más tarde, Vangelis formó parte de la banda de rock progresivo Aphrodite's Child junto a Demis Roussos (primo del artista) y Lucas Sideras. El trío consiguió notables éxitos -sobre todo en Europa- con temas como Spring Summer Winter and Fall, Rain and Tears y Let Me Love, Let Me Live. Grabaron tres álbumes de estudio, siendo el más destacable 666, un doble vinilo conceptual sobre el Apocalipsis de San Juan que por un lado les valió el reconocimiento de la crítica como pioneros del rock sinfónico, y por otro, la censura en algunos países debido a los supuestos mensajes satánicos y/u obscenos que contendría dicha obra. En uno de los temas, la actriz Irene Papas grita repetidamente una frase ambigua en una mezcla de éxtasis alucinógeno y orgásmico, y el segundo vinilo concluye con la frase "do it", "hazlo", que fue suprimida en Estados Unidos. 666 es considerado como uno de los álbumes más influyentes de su época y todo un hito de la música conceptual, alabado, entre otros, por el pintor Salvador Dalí. El rumbo experimental impuesto en este último disco por Vangelis, espina dorsal de los Aphrodite's Child, trajo como resultado la separación del grupo. A partir de este momento, el teclista iniciaría una peregrinación por las principales capitales culturales europeas que le llevaría a grabar varios álbumes en ciudades como París o Londres, llegando a construir en la segunda su propio estudio de grabación, al que bautizó como Nemo.

Es en esta época cuando Vangelis publica varios singles bajo seudónimo, tal vez tanteando la reacción del público ante el sonido que podría adoptar para su carrera como solista, o quizá utilizando estas incursiones como una forma de dar salida a facetas poco conocidas de su creatividad en lo que a amplitud de géneros se refiere, sin comprometer con ello su imagen ante sus seguidores.

1970 - 1980: buscando un sonido

Antes de que la banda Aphrodite's Child se disolviese, Vangelis ya había publicado un primer álbum como solista titulado Sex Power, banda sonora de la película del mismo título, dirigida por Henry Chapier. A éste primer trabajo le sucedieron dos álbumes correspondientes a sesiones de improvisación, que —aunque son piezas interesantes— fueron publicados sin el permiso del artista, que no los consideró representativos de su estilo. Hypothesis, el primero de ellos, es un experimento de jazz electroacústico, y The Dragon, el segundo, se trata de una pieza de rock progresivo con un mayor grado de intencionalidad. En el álbum Earth, de nuevo una pieza progresiva, Vangelis propone una fusión de música rock con folclore mediterráneo, un camino por el que no transitaría en sus siguientes creaciones.

Durante los siguientes años, Vangelis estuvo especialmente ocupado en la composición de varias bandas sonoras para películas independientes (la mexicana ¿No oyes ladrar a los perros?, rebautizada como Ignacio), así como algunas obras tan inspiradas como poco conocidas, sobre todo Fais Que Ton Rêve Sois Plus Long Que La Nuit, un poema sinfónico en dos movimientos sobre las revueltas de mayo de 1968 en París. Destaca en esta época su música para la serie documental L'Apocalypse des Animaux, trabajo enmarcado en una larga lista de colaboraciones con el cineasta Frederic Rossif, y que supuso su primer éxito en listas de ventas como artista en solitario.

Entre los años 1975 y 1980, Vangelis afianzó su particular sonido mediante una serie de álbumes que, en muchos casos, surgen como evolución lógica unos de otros. Heaven and Hell se trata de un disco conceptual con múltiples piezas corales ensambladas en dos largas suites, ofreciendo un sonido cercano al de la música clásica en la primera cara del disco, que concluye con el tema vocal So Long Ago, So Clear, y composiciones más experimentales en la segunda; Albedo 0.39 constituye una de las obras más conocidas de la llamada música cósmica , fluyendo entre pasajes de rock progresivo y movimientos de vanguardia electrónica, y con un sonido más espontáneo y minimalista que el de Heaven and Hell. No en vano, Vangelis se verá a menudo ligado al mundo de la ciencia-ficción, no sólo por esta clase de sonido "espacial" que desarrolla en algunos álbumes, sino también por su participación en Blade Runner, en la serie Cosmos y en un proyecto de la NASA. El autor de 2001, Arthur C. Clarke le agradece, además, su inspiración para la novela 2010: Odisea dos.

A la misma época pertenecen otros álbumes como Beaubourg, hermético, envolvente y extremadamente provocador en su aparente ausencia de melodías o esquemas rítmicos; el comercial Spiral, que contiene el clásico To the Unknown Man junto a otras piezas electrónicas muy versionadas desde entonces, como Dervish D; China y Opera Sauvage, ambos con abundancia de temas cortos y melódicos, fácilmente accesibles para el público general sin que por ello se renuncie a la búsqueda de profundidad artística. De ambos álbumes destacan, entre otros, los temas Himalaya y Rêve. En aquellas fechas, la película de Peter Weir El año que vivimos peligrosamente (The Year of Living Dangerously ), adopta el tema L'Enfant, de Opera Sauvage, como sintonía principal.

En 1980 se edita el álbum See You Later, arriesgada reflexión sobre el convencionalismo de la vida cotidiana en la sociedad actual, abordada en algunos momentos con ademanes satíricos. Este álbum contiene una de las piezas emblemáticas del griego, Memories of Green, que aparecerá de nuevo en la película Blade Runner como parte integrante de su ambientación musical. Este disco, sin embargo, había sido concebido en 1975, antes de que se publicara Heaven and Hell .

La expansión y aceptación de la música de Vangelis a nivel comercial y crítico recibe un gran impulso gracias a la inclusión de varios temas de sus álbumes de los 70 (Heaven and Hell, Ignacio...) en la exitosa serie televisiva Cosmos, un documental sobre el Universo y el origen de la vida en la Tierra creado por Carl Sagan, que ha sido emitido repetidas veces internacionalmente. Desde entonces y hasta el día de hoy, sus temas han sido tomados prestados -o plagiados en ultima instancia- para una infinidad de programas de televisión (informativos, documentales...) de multitud de países, spots publicitarios y actos públicos diversos, contribuyendo todo ello a que los temas de Vangelis resulten extremadamente familiares para el oyente, sin que en muchos casos éste tenga constancia de quién es su compositor.

1980 - 1990: el vinilo y el celuloide

Los 80 comienzan triunfalmente para Vangelis, consiguiendo la estatuílla de la Academia de Hollywood con su banda sonora para Carros de fuego (Chariots of Fire), imponiéndose entre otros a John Williams y su partitura para En busca del arca perdida. El contenido del álbum en cuestión, tal y como sucederá con el resto de sus futuros trabajos para el cine, no guarda una relación estricta con las piezas utilizadas en la película, sino que éstas son reeditadas y reordenadas para crear una obra musical que funcione como disco de estudio, de cara al ámbito comercial. Es más, a menudo se tiene la sensación mientras se visiona la película Carros de fuego, dirigida por Hugh Hudson, de que en ella están efectivamente los temas del álbum, aunque parcialmente reinterpretados. También aparecen en la película temas del griego, como Hymne, compuesto para el seminal Opera Sauvage. En cualquier caso, debe aclararse que en las demás películas musicadas por Vangelis no cabe la menor duda de que los temas utilizados en el montaje se corresponden exactamente con las versiones del álbum, con independencia de que en éste haya temas inéditos o el orden de las piezas varíe.

A partir de este momento, y tal vez temiendo la posibilidad de quedar encasillado como músico de cine, Vangelis decide no publicar comercialmente todos sus trabajos para el séptimo arte, decisión que de hecho solo ha sido quebrantada en contadas ocasiones. Entre los ejemplos de sus bandas sonoras inéditas se encuentran las partituras para las películas Desaparecido (Missing), de Costa Gavras, y Motín a bordo (The Bounty), de Roger Donaldson, todas oficialmente inexistentes como álbumes.

Su siguiente obra para la gran pantalla se convertirá en uno de sus mayores logros, una banda sonora mítica para una película de culto, Blade Runner , de Ridley Scott, grabación que tan solo se publicó en una edición revisada en 1994, si bien las ediciones piratas abundaron en este lapso de tiempo. Esta partitura se caracteriza sobre todo por su fusión entre la música electrónica con sonidos del jazz y el blues, logrando sumarse a la perfección al homenaje al cine negro desde un punto de vista futurista que la película propone. El tema Memories of Green fue reutilizado con posterioridad en otra película de Scott, La sombra del testigo (Someone to Watch Over Me), aunque versionado por otro artista.

El resto de los años 80 están marcados por la alternancia de trabajos muy comerciales con otros más arriesgados, en los que Vangelis amplía sus registros musicales, obteniendo una respuesta irregular por parte de crítica y público. Ejemplos del primer tipo son Antarctica, banda sonora para una exitosa película japonesa, y Direct, grabado para su nueva compañía discográfica, y que presenta un sonido algo más aséptico y despersonalizado, destacándose los temas Elsewhere, Ave, e Intergallactic Radio Station. Al segundo tipo de álbumes corresponden Soil Festivities, con un carácter atmosférico y ambiental, e Invisible Connections, primer disco publicado por el sello alemán de música clásica Deutsche Grammophon de un compositor procedente de la esfera pop, y dominado por el carácter atonal e indescifrable de la música culta contemporánea. A medio camino entre ambas tendencias se encuentra Mask, ambicioso en su sonoridad y accesible, por otra parte, para el público no iniciado. Este álbum influiría decisivamente en algunas de sus grabaciones más conocidas de la siguiente década, especialmente en Mythodea.

Los 80 concluyen para Vangelis, discográficamente hablando, con el álbum The City, obra que explora la combinación de ambientes urbanos con minimalismo electrónico. Este disco fue grabado en Roma, y de su carácter da testimonio la pieza Good to See You, en el que los primeros 23 segundos sólo consisten en ruidos de ciudad. En este trabajo participan con sus voces el director de cine Roman Polanski y su pareja, la actriz Emmanuelle Seigner , con quienes el griego trabajará a continuación en la película Lunas de hiel ( Bitter Moon), banda sonora que tampoco vería la luz, oficialmente, en forma de álbum.

1990 - 2000: solemnidad

En 1992, y tras la tibia acogida de The City (primer trabajo en el sello Warner - East West) Vangelis obtuvo el espaldarazo necesario para continuar en la cima durante la nueva década. Lo consiguió con el gran éxito de su banda sonora para 1492: La conquista del paraíso ( 1492: Conquest of Paradise), (de nuevo junto a Ridley Scott). El tema central, Conquest of Paradise, es una de las piezas más conocidas del músico, tanto que John Williams y Klaus Schulze han grabado sus propias versiones de este movimiento coral.

La celebridad de Conquest of Paradise alcanzó con rapidez el mundo de la publicidad, como había ocurrido en innumerables ocasiones con la música de Vangelis, siendo adoptado este tema por el boxeador Henry Maske para sus propias campañas de imagen.

La colaboración con Ridley Scott en estos años no concluye con la película sobre Colón, sino que el director británico estrenó con posterioridad Blade Runner: el montaje del director, en la que la eliminación de los monólogos de Harrison Ford da mayor notoriedad a la banda sonora. La trascendencia de este reestreno animó a Vangelis a publicar finalmente el álbum con su música original, aprovechando la ocasión para añadir algunos temas descartados en 1982, así como piezas totalmente nuevas que contienen fragmentos de diálogos entre los personajes. En la portada de Blade Runner no se especifica que se trate de la música original de la película, y esto es un ejercicio de objetividad por parte del griego, pues el álbum en su conjunto se puede entender más como una obra conceptual que como una banda sonora al uso. Ciertamente, y aunque los temas clásicos de la película son respetados escrupulosamente (no son retocados ni regrabados), los cortes del disco van ligados unos a otros, como ya venía siendo costumbre en las obras de Vangelis. En adelante, y aunque Vangelis y Scott no han vuelto a coincidir en un mismo proyecto, el director ha contado habitualmente con Hans Zimmer para sus bandas sonoras, un músico que, considerando su estilo compositivo, podría tener a Vangelis entre sus más importantes influencias creativas.

Los 90 suponen para el artista un mayor acercamiento a los esquemas compositivos y la gravedad de la tradición clásica, sin insistir tanto en la creación de música experimental como lo hiciese en décadas anteriores. El disco Voices explora las diferentes posibilidades sonoras de la voz humana, desde el himno pseudo-comunista Voices hasta un tema pop junto a Paul Young. Las letras de los tres temas cantados fueron escritas por los propios vocalistas: Caroline Lavelle, Stina Nordenstam y el mencionado Paul Young. Oceanic, por otra parte, es un disco conceptual sobre los océanos, inspirado por las películas de nadadoras de los años 50. Es difícil calificarlo como un trabajo arriesgado, si bien es cierto que cosechó un aceptable éxito comercial y crítico entre los seguidores de la música New Age. Su siguiente álbum, basado casi íntegramente en una edición limitada de 3000 ejemplares para coleccionistas que se había publicado en 1995, se trata de El Greco, probablemente uno de los más conseguidos de su discografía. El Greco es un tributo al genio del manierismo y a los sobrios ambientes religiosos y palaciegos de su época, capturando mediante diez movimientos el personal universo creativo del pintor cretense. Los movimientos III, V y VII, los relativamente más cálidos del disco, no corresponden a la partitura original del 95, sino que fueron añadidos en 1998.

Coincidiendo con la publicación del álbum Oceanic, aparece en Internet la que iba a convertirse en página web oficial del músico, www.vangelisworld.com, que sin embargo nunca llega a quedar terminada.

El nuevo siglo

En 2001, la NASA se pone en contacto con Vangelis para encargarle la composición de un tema que sirva de himno para la misión no tripulada a Marte 2001: Mars Odyssey. El encargo deriva en el álbum Mythodea, en parte basado en una obra anterior del artista no publicada. Mythodea es presentado en directo en Atenas, y el evento supone la primera edición de una obra de Vangelis -poco pródigo en conciertos, por otra parte- en formato DVD. En 2002 se publica el single con el himno oficial de la Copa del mundo de la FIFA de Corea y Japón, compuesto e interpretado por el artista.

Hubo también ciertos rumores sobre la participación de Vangelis en la música de la película Matrix Reloaded, según los cuales el músico y los productores no se pusieron de acuerdo respecto a las condiciones para la colaboración. No se sabe si Vangelis había creado temas originales para la película o si se pensaban utilizar temas clásicos de sus álbumes, aunque finalmente el músico se desligó totalmente del proyecto.

En 2005 sale al mercado la banda sonora original de Alejandro Magno ( Alexander), de Oliver Stone, un trabajo muy ambicioso en el que el sonido de Vangelis se mezcla con el de una orquesta sinfónica completa, y que obtiene una gran aceptación crítica. En la actualidad, Vangelis ha completado la banda sonora de El Greco, una producción europea del director Yannis Smaragdis, con quien el músico ya ha trabajado anteriormente en la película Cavafy.

Su último trabajo hasta la fecha es un disco en homenaje a Blade Runner en el 25 aniversario de su estreno, y coincidiendo con el reestreno en cine y DVD de su versión definitiva (la quinta). El disco amplía el universo musical de la película con temas en los que colaboran Roman Polanski, Oliver Stone y Ridley Scott, entre otros personajes del mundo de la cultura y la política internacional. El nuevo álbum de Vangelis forma parte de un estuche titulado Blade Runner Trilogy, y contiene también el álbum Blade Runner de 1994, junto a un tercer disco con temas de la película nunca publicados oficialmente.

Las colaboraciones

Son de destacar las muchas colaboraciones de Vangelis con otros artistas de renombre (además de los ya mencionados). Las más importantes son las que llevó a cabo junto a Jon Anderson, vocalista de la banda de rock Yes (que estuvo a punto de contratarlo como teclista, en sustitución de Rick Wakeman), integrando el dúo Jon and Vangelis. Esta formación es responsable de los álbumes Short Stories, The Friends of Mr. Cairo, Private Collection y Page of Life. Anderson también aparece como invitado en el tema So Long Ago, So Clear, incluido en Heaven and Hell, y en Opera Sauvage, en cuyo tema final interpreta el arpa. Dichas colaboraciones incluyen asimismo a Demis Roussos y al saxofonista de jazz británico Dick Morrissey, colaborador habitual tanto de Anderson como de Vangelis, y notablemente en el popular Blade Runner Love Theme.

Igualmente, Vangelis formó un dúo con la cantante y actriz Irene Papas, editando junto a ella los álbumes Odes y Rapsodies, ambos dedicados a recuperar para la modernidad las sonoridades del folclore tradicional helénico, si bien el segundo de estos trabajos se centra más concretamente en aspectos de la tradición cristiana griega.

Vangelis ha colaborado también con Montserrat Caballé, Vanessa Mae, Caroline Lavelle, Demis Roussos, Melina Mercouri, Suzanne Ciani, Claudio Baglioni, Mariangela, Stina Nordenstam, Michael Hoppé, Richard Anthony, Michel Huygen y Milva, y hasta con el actor Sean Connery, que en el single Ithaca recita el poema homónimo de Cavafis.

En cuanto a sus colaboraciones fuera del ámbito puramente discográfico, podemos mencionar la música que compuso para una ambiciosa producción cinematográfica de animación en 3D creada por el artista francés Jean Giraud / Moebius, inspirada en su personaje Arzak . Diferentes circunstancias llevaron a la suspensión del proyecto, aunque los tramos de película que ya estaban completos se han dado a conocer en los medios a modo de cortometraje, incluyendo éste como banda sonora un tema original del músico de Volos.

Discografía

Para más detalles, ver: Discografía de Vangelis.

Enlaces Externos

* Vangelis: Artista de Música New Age (en español)
* Vangelis MOVEMENTS (en inglés)
* Lyrics Of Music By Vangelis (en inglés)
* Foro de musica electrónica en castellano